19 dic. 2008

ALUMBRANDO EL INVIERNO


No son las tapas en aceite (Embarcaciones de un mar muerto), ni el bar de puertas abiertas. Asistimos al teatro de los títeres/muñecos de pasta, en la bruma del invierno. Vociferando algunos se sienten más libres. Recetas indecibles, ¿Para qué amargar a las palabras? La importancia no está en los estímulos, ni el taconeo arrítmico de esta velada de espuelas y sobornos. Aquí manda la acrobacia. Para conseguir la paz y el respeto, debes ganártelos. Anteponte al resto y muéstrame tus flaquezas, si quieres que te tome en serio. Hay demasiados payasos y artistas ambulantes fuera del circo. Ser nómada es ser viento de cuatro costados. Beber con alguien inteligente a tu lado, un proyecto de humanización. Ya nadie reconoce la ciudad. Tú preguntas que es ser un buen poeta. Estilo. Tratado de estilo. Agujeros en el olvido. Una pincelada en la ceguera. Sé tú mismo. El otro, a veces el nosotros, sigue abriendo la boca para hacerse escuchar. Tú escribes música hecha palabras. En cuantos campos de oscuridad debe cavar la humanidad su destino para partir su propio rostro desfigurado. No finjamos en los sustratos. Ya nadie puede creer en el primer mundo. Sobredosis de tiendas ecológicas, televisiones en los bares, tiendas post-modernas, Boutiques chic, talleres de joyería y escultura, para-farmacias, salones de belleza, masaje…, centros de Reiki, terapias con flores de Bach, bares de vanguardia, restaurantes cosmopolitas, almacenes de segunda mano con un toque étnico, hipermercados del gourmet, vinacotecas, cata de vinos, escuelas de arte dramático, tiendas de futónes japoneses, anticuarios y subastas, galerías de arte moderno…Todo tan sintético, estudiado, diseñado, competitivo, profesional, estilizado…generando atmósferas de quita y pon. Una vez más, para vivir desde la superficialidad y confundir el ser con el tener. El ¿cómo?, con el ¿cuánto?, ¿Hace cuánto dijimos esto? La cuestión no es la eutanasia o el derecho a morir, de quien ya está muerto. Es cómo vivir dignamente. Sin vida no puede haber muerte. Mientras tú, no dejes de escribirme: “Tus cartas me dan la vida”. Asumiendo que el hombre ha naufragado en la materia. Que el hombre está compuesto de materia y a ella se aferra. Que la materia es efímera. Buscar la lógica o el orden deja de tener sentido. Dentro de todas las carencias y efemérides de nuestra constitución, la locura es el medio más digno y diferenciado de celebración. Amar es una locura. Pero más allá de las ciencias humanas y su metodología. Del estudio de nuestra composición y de todo aquello que nace y muere en el tiempo, conocimiento incluido. Más allá de la separación del ser en esferas y su división en campos psicológicos, biológicos, sociológicos, etc.… el impulso del enamorado es el sentimiento más puro que existe. Ni el giro copernicano, ni Darwin, ni Freud, ni los estructuralistas, ni la informatización, ni la enajenación mental, ni los procesos químicos…No hablamos del otro, ni del hombre conocido y sus límites. Hablamos de la energía que surge del amor. Única forma de escapar a la materia, desde la materia. Nunca desde la razón. Hablamos de lo simbólico. Sólo cuando uno pierde la cabeza y la cordura en el amor, desaparece el dolor. La otra vía es la mística o la extinción. No me preguntes de qué clase de amor te hablo. Hablamos en diferentes lenguajes. Niveles. Realidades. Intenta objetivar con tus cálculos de precisión porqué el hombre lleva persiguiendo el amor desde que existe. Contaminar el secreto es destruir el principio. Pero él nunca se mostrará ante ti. Pregúntate, ¿porqué?. A mí me toca seguir alumbrando el invierno.
(Tú tienes un ciervo en la mirilla y piensas disparar. Es tu rato de ocio)

3 comentarios:

Dani dijo...

Hoy en día el éxito consiste en ganar la medalla de aire en el eslalom de hombres bolla

Irondile dijo...

Son las seis de la mañana y vuelvo a casa un poco mareado. He entrado en atamarevaquefumes y de repente ha surgido este texto que me ha sacudido las uniones interneuronales.
Hace un par de horas estabamos conversando sobre lo que somos, electricidad con capacidad para transformar la naturaleza a nuestro antojo, resultado: que diferente podria ser este mundo si no lo estuviesemos maltratando tanto para conseguir tener ataduras de todo tipo.

Irondile dijo...

El otro día llegue un poquito borracho a casa, he leído y releído este texto varias veces y aún me hace vibrar el cerebro buscando algo en él, pero lo único que consigo cuando acabo de leerlo una y otra vez es frustración porque se que no puedo cambiar el mundo, y porque se que tampoco puedo cambiarme a mi mismo. Tampoco quisiera pensar en ella.

Cuanta razón tienes cuando dices que la locura es el medio más digno y diferenciado de celebración y que amar es una locura. No hay nada logico en el amor, tendria que habermelo dicho alguien antes.

Yo creia que el amor era lo unico que duraba para siempre pero llega un dia en el que te das cuenta de que no sabes si lo has sentido de verdad, no sabes si lo conoces y si no lo conoces no podras nunca saber si es lo unico que dura para siempre.

Este escrito me hace estrujarme las rasuderas y hace que me ardan las sienes.

El que ama arde y el que arde vuela a la velocidad de la luz.

Es una frase que me acosa y me hace recordar mil veces ¿porque esto...?¿porque aquello...?

Un abrazo, Irondile.