9 dic. 2008

Barcelona-Leuven Part 2



Dormimos de costado y tú abrazabas con tanto amor mi cuerpo desnudo, delgadito, que se estremecía... Yo me giré e hice lo mismo. Con el cuidado que merecen las cosas, que uno más desea y quiere, en este mundo. Y así fue. Juntamos las plantas de los pies, ya de espaldas y en forma de rombo. Siempre con un punto de unión, para que el frío se convierta en calor. Siempre a salvo. Dos polos de un mismo corazón festejando el amor. Amanecimos con los Beatles. Yo te besaba despacio por todo el cuerpo, recorriendo origen y destino, para dar tiempo a que abrieses tus ojitos somnolientos. Allí estaba el mundo que tu querías. Sin temor a nada. Agradecida. Yo seguía recorriendo tu cuerpo para no olvidarlo nunca, ni en la ausencia. Porque cada espacio del mismo es mi refugio. Todo lo que ansío y quiero cuidar, con la maestría y devoción, con la que un jardinero cuida y riega su jardín. O su última planta. La que seguirá aquí, cuando el ya no esté. Tú eres mi planta sagrada. Sólo existe una en el universo. No podríamos decir que esta en extinción, tan sólo que contiene el universo en si misma. Yo la riego, y la riego...
Salimos a pasear. Tú siempre agarrada de mi brazo. Yo marcaba el ritmo a golpes de talón con mis botas dylanianas. Tus dedos entrelazados con los mios en mi bolsillo izquierdo. Nuestra chimenea. Cuanto calor..un dedo...la galaxia... Nudo mágico de creación. Muestrario de los sentimientos más puros. Creencia firme en las fuerzas indestructibles. Forma artística variable. Siempre en progresión...hace años que no vemos el suelo...flying!!! flying!!!
Juntos el mar, el fuego, el cielo, la tierra anciana, sus miles de años, el aire más ligero...Nacemos cada segundo irrepetible...El equilibrio inquebrantable. Una pizza, un vino blanco dulzón..Un paseo anterior a la nube, por el mercado de 2a mano entre vinilos que valen una vida, jarras de cerveza y souvenirs...portadas y fotografías en las que uno se reconoce. Como verte brillar por las aceras con tu poncho, danzando al caminar. De pisada ligera como los ángeles. Alargando tus brazos para que acudiese a ellos. Que no me falte mi Turo, pensabas, con tu mirada penetrante como un cuchillo en el estómago rendido. Yo me desangro en el amor que tú me das con la sonrisa. Pataleo y lloro de rabia y alegría, por no poder congelar la historia. Prometí mentalmente y hacia adentro filosofi-arte eternamente hasta que revientes de gozo y en la cima del orgasmo grites..para, para, para!!! !Me estás matando de amor hijo de puta!, y por eso te quiero. Llegaron las cañas en el claros del tejado onírico y surgió un cerveza gigante en el costado de un bar de reminiscencias Kandiskyanas...al menos en la mesa de billar. Jugaban a la geometría los locales. Una camarera de sonrisa cálida, practicaba el español. Volvimos a sobrevolar conceptos y dibujaste líneas azules en tus ojos con la tiza que a otro, debía llevarle a la precisión exacta para el golpe definitivo. Eramos la metáfora de la vida. Ideas flotantes y un vendaval compuesto de los sentimientos más hermosos. Aura tomando forma. A un lado la estrategia del equipo blanco y el billar belga, al otro yo atento. La lluvia irrigando las aceras donde se bañan las bicicletas alegremente, y tú escribiendo cosas y dibujando charcos para perderse en el absoluto. Maravillosas profecías y anhelos en el banco del fondo. Volcada en el arte, tan cerca, tan en lo nuestro. Tan juntos a dos pasos y por separado, echándonos de menos. El respeto y la moral como telón de fondo. Arboles del paraíso. Un parque de patos. Tú y yo comprendimos ciertas cosas hace tiempo y sin ellas no se puede echar a andar. Y pasaron los minutos entre risas, besos y gritos de exclamación. Admiración resultante, ojos hipnotizados en la belleza. Momento reluciendo, arde el destino. Aquí hay tanta vida como amor cabe. Despiertos, despiertos...Amando como ya nadie sabe hacerlo. Noches de ensueño, dentro de ti, a tu lado. El cielo abierto y yo colgado de tus versos. Tú sabes leerme los labios cuando te recito los cuatro cuartetos. Yo te digo y te dije cuando estaba llegando a lo más profundo de tu ser. (Unión mística de cuerpos). Casi llorando de emoción, mirándote a los ojos fijamente, encima tuyo.
"No hay nada que me guste más en el mundo. Eres lo más bonito que existe. Quiero estar aquí para siempre" Allí. En ti. Me reconozco. Allí Dios. Aquí, tú y yo. Mi hogar. Mi vida.

Yo no sé contarlo mejor. Pero nada de esto, dejó de suceder.

"Una vez amas, ya no sabes dedicarte a otra cosa"

2 comentarios:

Charlie dijo...

Precioso Jarpox. Me inspiras hermano.

MR BAD GUY dijo...

Genial. Vamos a hacer una cosa, yo lo copio, se lo mando a la mujer a la que amo diciendo que es mio y tu te quedas calladito ¿ok? Mejor no, pa mi que no va a colar.
Un abrazo, paleto!