23 nov. 2009

Diálogo de BAR







- La religión es el opio del pueblo, exclamó el borracho
- Has leído a Marx, le pregunté
- Sí, claro…
- Qué has leído, no es fácil leer a Marx, comenté
- Bueno, leer…he leído alguna cosa
- Ah…y te has quedado con esa frase
- Bueno, es que la religión es una puta mierda
- ¿Qué religión? ¿La católica? Hay muchas religiones, se ha debatido dos siglos sobre ese concepto
- Bueno, todas, son la misma mierda
- Bien, ¿conoces las religiones?
- Pues claro, estuve en un colegio de curas y mis padres son de derechas (¡asombrosa reflexión!)
- ¿Qué has leído?
- Bueno…conozco sus valores…
- ¿Qué valores? el respeto, la compasión, la piedad…
- No, ellos no respetan nada

(Yo pensaba, si este hombre quiere volver a la ley natural, anterior al derecho natural/civil, tiene todas las de perder. ¿Cuánto podría durar en la jungla, un ser herrumbroso y débil como él, expuesto al deseo y las pasiones de otros más fuertes? ¿Quién le dará un plato caliente cuando tenga hambre?)

- ¿Qué has leído acerca del cristianismo en 20 siglos de historia?, le repetí
- Bueno, veo lo que hace el vaticano y el puto papa
- ¿Has leído algo de teología?
- ¿Qué?
- Te gusta la filosofía
- Sí, la filosofía la respeto, es laica
- ¿Sabes que la filosofía y la religión han ido de la mano, en un diálogo profundo, durante más de 18 siglos?
- Bueno, me da igual…tanto que tú sabes, ¡cuéntame qué es la religión! ¡qué tiene de bueno!
- No amigo, de lo que no sabes, mejor no hables, y si quieres aprender, cosa que dudo, sal del puto bar y enciérrate en casa a estudiar 10 años. Quizás entonces, empieces a vislumbrar algo tan remoto, como que no sabes nada. Como que hay tanto escrito sólo sobre el cristianismo, como sobre toda la filosofía universal. Yo tampoco sé gran cosa, pero tengo la decencia de no mancillar aquello que desconozco. Y lo poco que sé a ti no te lo voy a contar. Nunca te ahorraría ese esfuerzo, es tuyo, no mío.

Qué fácil es hablar de cualquier cosa y sentirse estúpidamente orgulloso, especialmente a las dos de la mañana. Es más fácil hablar por hablar que tomarse el tiempo y esforzarse en conocer algo desde la reflexión. Ya nadie quiere hacer ese esfuerzo. Prefieren que tú se lo cuentes, que tú, que te has pasado la vida intentando formarte un criterio propio, compartas tu conocimiento con ellos, para a la mínima de cambio intentar destruir todo aquello que has creado con paciencia y voluntad. Al ignorante, respeto todo. Pero conversación, la justa.

2 comentarios:

MR BAD GUY dijo...

Pedazo de dialogo, digno de una peli de Tarantino, si señor.
Un abrazo Arthur, a ver si hay suerte y os dejais caer por el sur estas navidades..

Dani dijo...

Qué bueno, Arthur!!! JAjajajaja. Lo mejor es que te imaginaba interpretando los dos papeles y me descojonaba. Ay Woody!!