22 ago. 2009

LA MIRADA DEL CHACAL


Bajo la atenta mirada del chacal
Toda fosca aterciopelada,
Desaparece la ciudad en azules
Trayectoria de las bicicletas en verano
Hoy, fenecen los soles en origen
Fuente de cerámica vidriada y piedra brillante
Balsa de agua que entiende el éxodo, pero no su límite
La expedición del tiempo es una silueta que camina el perfil de la montaña,
Durmiendo el viso de tus ojos
Un espada burdeos donde arden los secretos
Donde se rasgan los nervios del colmillo en las aceras
No aletea parque alguno, sin escuchar tu alarido
Desvestida, rasgando un corazón de primaveras por amor
Puente de coral entre tus versos de talud continental
Para superar la gravedad y el figón de la palabra novelesca
Las farolas alumbran soledad,
Porque sólo el amor sabe naufragar en el piélago de Dios
Ya todo queda tan lejos…
Aquí abajo, se pegan tiros en la nuca
Y la nieve cubre tumbas de soldados sin recuerdo
Aquí se descorchan los días nucleares en avernos
Y la caída del honor
Bebe de mi silencio,
Y quizás aparezca un instante de otra época,
Un lugar por regresar
Un círculo de azahar ardiendo en las llanuras
Bajo la atenta mirada del chacal,
Pero ajenos a la historia...

http://www.goear.com/listen/71015c6/Philosophers-Stone-van-morrison

11 ago. 2009

Prólogo a José Carlos Becerra y otros destellos para ti


1-
La precisión del habla hecho viento recorre las cartografías
E inunda las aceras, con vuelcos y susurros
Como lluvia estampando el alma,
Hecha vuelo, pájaro o lejanía
Abandonada a la suerte mítica,
De las plegarias del indefenso
Y los adioses del escribano
Afila el punzón para atravesar el alma, José Carlos,
Cuánta profundidad puede soñar el buzo,
Clavando bandera en el centro de las mareas
Como corta vientos de un mar de acero y rosas inquebrantable
Te miro y observo a través de la ranura del camino,
Hijo pródigo, signo de luz en los adentros del espejo humano
Recorres la distancia pulida y me elevas
En brinco de cañón por la independencia del verso
En aspa de trigo dorado alimentando hemisferios
2-
Cada pequeña parte de tu cuerpo,
Toda tú, inmanente, suspendida,
Más allá de lo fugaz,
Te representa a ti,
Allí donde nunca podrás verte y yo te observo
Allí,
Vibro en tu respiración y despego en tu mirada
Sonrío en tu grandeza…
No piensas dejar de asombrarme, y yo, aquí sentado
Tengo todo el tiempo de los siglos,
Para seguir brillando en tus adentros
Para contemplarte desde fuera,

...conocer tu beso, me basta

3-
Cuando un beso son dos cuerpos,
Dos cuerpos un lugar desaparecido,
Que contiene el punto de fuga
Donde todo está presente y nada permanece
Un beso para renacer el amor, tras la muerte
Una mirada cielo eterno, una sonrisa barco bailando la tempestad
El último tacto recorriendo las costillas de tu imperio
Mis labios,
La unión del sufí y cielo
Estrella fugaz que sigue su rumbo…
Donde impactamos la fe y yo
Tú, Brahma y Saraswati...


... mi corazón

5 ago. 2009

LOS ADENTROS



Entrar dentro de ti, y desaparecer en las aguas
Levantar una fuente de soles
Perder mi identidad, en el ocaso de los gritos del naufrago
Asirme a tus caderas, en la armonía de colores de un violín,
Perdido mar adentro
Tras tus ojos cerrados, respira el océano
En mi vuelo de palmípedo, de plumaje tupido y pico anaranjado,
Surco ríos de alegría
No me toques, quizás hayamos muerto en tu volcán, color aceitunado, pardo rojo…
Bajo el fuego de tu carne, las estrellas pestañean
Los astros dormidos esperan mi ausencia,
Para descolgarse por los cielos libertad de tu paisaje
Horizonte, en el que quizás no recuerdes mi nombre
Y entonces, comiences a pensar en mí
Como ríe el loco ante una secuencia de sueños fugaces
Como expulsa el aire, el santo que lustra misericordia
El más puro de los mástiles encallados en tu roca
El viejo faro que guiaba tu embarcación de cristal y cielo
El velero de musgo, que vencido en tus adentros,
Derramó semillas de oro y fuego
Donde lucía la esperanza…
Arríe nuestro amor en la cólera de los vientos,
Donde cabalgan tus caballos desbocados
¡Qué salvaje el duelo con la muerte!
De mi amor en piedra y escultura,
Adornando tus jardines del nirvana
Me marcho con las olas al ritmo del solsticio del invierno
Ya no sé si volveré
En ti, permanece un beso silencioso,
Que despierta en un instante,
La florida eternidad dilatada por los siglos
El surco en la memoria del recuerdo innombrable
Mi camino en tu camino, mi rompiente y tu montaña
Donde sólo viento, sueño y agua, pueden estallar
La distancia nos vuelve a separar
Pero mi alma te recuerda,
Que nadie exploro
La frondosidad de tu jungla esmeralda,
Del latido entre tus piernas,
Como este pobre y virgen corazón
Haciendo de la bruma de los puertos extraviados el eco de la paz
Un cántico olímpico al galope, devorando la noche
Entre medusas acampanadas y corales
En el tinte rojo de tus ojos incinerados
Derrumbando la velocidad y la pausa
Dos cuerpos tras la guerra, caídos del décimo piso en el cansancio
Brillando más allá de árbol de Marte
Entre los alquimistas y los químicos antiguos
Como astros designados por las cartas,
En el cruce de un abismo
La existencia encontró el sentido, al estar dentro de ti
Y desparecer en las aguas termales de tu alma
Manantial donde se levanta una fuente de soles, en la calma
Y contemplar la sacudida de tus vientos
No te pueden separar e aquello sagrado,
Que el hombre pidió a los dioses
Vaso comunicante,
Único momento de verdad…
En tus adentros, se encuentra, la divinidad