30 oct. 2009

Poema de Blanca Andreu



Cinco poemas para abdicar,
para que sean un destello terrestre en mi tránsito
mientras el vaivén de mi cuerpo me dote de viejo sueño
y tenga un altar adornado,
mientras mis ojos suspendan la aspersión del líquido más breve,
abandonen su aire lacustre y la ligereza de la lágrima cóncava
en donde beben grullas
y otras zancudas con pie de bailarina,
mientras mis manos sean hangares en las salinas negras
para aviones de turbios vuelos,
mientras el súcubo murciélago diga en mi oído espuma
y diga oscuridad
en las marineras negras.

Cinco poemas para la marcha en el paisaje de sábana de hilo,
un páramo es encaje antepasado,
iniciales bordadas hace ya tres mil días
y alguna mancha de amor.

Cinco poemas como cinco frutos cifrados
o como cinco velas para la travesía:
el primero hacia aquella a la que nadie ve en la vaga velada
del lago:
un resquicio de abril para Virginia, porque amó a las mujeres.

El segundo para mi amor:
sé bien que encima de mis heridas busco la alondra
de tus heridas,
sé bien que encima de mis heridas una cigüeña pone sus huevos.
Encima de tus heridas las ramas de los nervios se han dormido
y ahora son alas, páginas, oleaje, seres verdes.

Encima de mis heridas yo descubro una tela desventurada
y ocre,
rasgada de enemigos,
o una palabra emborrachada por el lacre.
Pero cuando me duerma
ya no te querré.

El tercero para la casa que cae y el álamo vihuela o jardín bello,
para el ángel que guarda a la lombriz,
para todo lo que es pueril o leve y que clava
submarinos anzuelos en los ojos adultos.

El tercero es para el corazón de la raíz
y para la cerrada tierra de los estambres,
para la lluvia seria de las siestas del norte,
mala como una institutriz.
Dile que no se meta en los salones
y los llene de gafas estrujadas.
Ay, dile que no espante los espejos de mirada niña.

Había tres balcones sangrantes,
había tres balcones como tres heridas incurables del muro,
había tres balcones y siete temblorosos escabeles.
Ay, dile que no asuste las palabras palomas,
que no deje que vayan batiendo un aire usado con
alas de cuchillo.
Las palabras apátridas de mi tercer poema
que no me muerdan las mejillas
y las sonatas que yo no toqué nunca, que no cesen,
ni el pequeño cuaderno de Ana Magdalena.
Yo no dije: ¡silencio!,
y ahora el réquiem se teje con seres y desastres consanguíneos.
Dejadme las hortensias vestidas de pupilas, con traje de mirada,
esa campana vegetal que ya no suena y llora un zumo epílogo,
y las magnolias catalejos,
y aquel sillar tan grande como el siglo más cíclope.
Yo no dije: ¡silencio!
pero me fui bebiendo vino de exilio en la boca de piedra,
bebiendo fermentado líquido migratorio,
los ramos de las tórtolas de agosto y el eco de la casa
que se cae.

Veo que no sobrevive el alma alta del muro,
la espuma voladora borracha de gaviotas,
el ángel que cuidaba la cucaracha de uva y la lombriz,
ni ningún pájaro como lágrima póstuma y celeste,
ni la resina tañendo su ámbar triste,
ni tampoco las malvas, las violentas, las verdes partituras.

El cuarto es para mi amor.
Amor mío,
sé bien que no te escupirá mi sueño y que tu cuello
no será sajado
por el filo último de mi sueño,
que no te insultará el hiriente corazón de mi sueño,
porque si duermo ya no te querré.
Sé bien que busco encima de mis heridas
el escorpión de oro de tus heridas.
Sé bien que encima de mis heridas sólo habita
la imagen encalada de mi muerte.
Y por eso voy a asesinar
con la virgen cuchilla barbitúrico
la muchedumbre de heroicos locos que entonan para mí
la pesadilla y el bostezo,
amor mío, sin asomar por la ventana
fuegos viejos, frescas cenizas,
familias errantes de soles.

Mi amor para la imagen encalada de mi muerte,
para la cal que se come a los niños,
para mi último caballo, oro, sobre asfalto celeste y el hule
astral de abril.
Sé bien que galoparé en negro
porque negro es el color de los sueños,
negras las manos de la intimidad,
y sin espuelas, y sin bridas,
porque las espuelas son el poder, la aberración,
estrellas de tijera y abismo.

El quinto para mi caballo,
para cuando ya estemos sucediendo
como dos estaciones
o dos días iguales.

23 oct. 2009

UN SUEÑO REAL (A mi madre y a Charlie)


ESPAÑA EN EL CORAZÓN DEL OCÉANO

“Hacía tiempo que no sentía fuego en los dedos”

Recorría en bicicleta un paisaje melancólico, pero de fundamentos hieráticos. Allí no quedaba nadie. A veces oí voces de trinchera en lejanos lugares. Sentí aviones sobrevolando el horizonte, y yo me preguntaba… ¿Qué está sucediendo?
Recorrí distancia con la mayor cadencia de pedaleo imaginable, entre colinas raspadas por el viento y árboles desnudos. Entre llanuras descosidas y montañas escarpadas. Pasaba cerca de desfiladeros insondables. Creo que me encontraba próximo a los Alpes franceses. No sé bien porque buscaba a mi amigo Charlie. La verdad es que dos días antes, decidí partir en su búsqueda. Algo parecido a una revelación se aposentó en mí. Aceleraba el ritmo y mi fortaleza no conocía fisuras. Agua y nieve permanecían atónitas ante mi escalada furiosa, sin precedentes, de una energía poderosa. Casi me sentía poseído por fuerzas mayores, y de que otra manera puede ser sino…cuando un hombre reta a la naturaleza y sus infinitos accidentes físicos… Cuando un hombre se abisma y supera espacios inquebrantables, con el tesón de un caballo desbocado, salvaje. No dormí durante días, reposaba despierto en las crestas con un firme impulso trascendente, iluminado bajo la luna…soledad en rebeldía… ¡Oh! Cuántas horas derretidas, exiliadas, bajo el fulgor de mi búsqueda… A mi paso por una aldea remota alguien me dio la orden de parar…un hombre de mediana estatura y con una barba incipiente, me dijo: ¿Qué buscas por aquí? ¿No conoces las noticias?
No señor, contesté.
Identifícate. Arturo Martínez, señor.
Reconozco tu nombre, joven temerario
Ha llegado un telegrama de tu madre exigiendo tu regreso. Las cosas no están nada fáciles. Ha llegado la guerra de los mundos. Regresa a Madrid a la mayor celeridad o será demasiado tarde. La ciudad está casi devastada. No hay tiempo que perder, joven.
Pero estoy buscando a un amigo de la infancia que necesita auxilio…lo percibí en las ondas del viento. Se llama Charlie, es montañista.
¡Ah!, Sí. Ese joven de nacionalidad española, partió en el último carguero. Allí viajaron los últimos ciudadanos europeos que quedan por esta zona. Es peligroso permanecer aquí y tu madre está preocupada, acelera…vuela como un pájaro…
¿Qué está pasando? me preguntaba
Guerra…dije para mis adentros, ¿Quién está en guerra?
Regresé por un camino alternativo, recorrí lagos y ciénagas en la más absoluta oscuridad. Podía sentir como los animales aullaban el final de sus vidas o de algo mayor.
La marcha se prolongó durante días, hasta conseguir llegar a un granero cercano a mi casa, donde mi madre con las lágrimas en los ojos corrió hacia mí gritando mi nombre. Aún recuerdo el desgarro de su voz…el eco del llanto de una madre absolutamente temblorosa.
Hijo mío, ¿Dónde estabas? Te quiero, te quiero tanto… ¡Ven a mis brazos!
Madre, ¿Qué está sucediendo?
Es la batalla final del reino de los tiempos, debes escoger entre luchar en Corea o unirte al frente de Sicilia…Ahí se decide nuestro destino.
España se ha alineado en la vertiente atlántica y tan sólo EEUU, parte de Europa y Australia, luchan por nosotros. El resto de naciones nos ha declarado la guerra de los mundos. Todos luchan con inquina contra nosotros. Nos están despedazando. ¡Nada queda del norte de España! Lo sé madre, he avanzado entre grietas y cadáveres como un relámpago para volver a mirarte a los ojos… ¡Oh, madre! Dulce madre, nada en la vida es más poderoso que tu amor…debes saber… ¡mírame a los ojos!, que eres lo mejor que conocí jamás. Tú, pura y santa madre.
Hijo mío debes partir…España ya no existe como tal…nos van a desplazar al norte de Australia… allí comenzaremos de cero…no hay espacio en estas latitudes para nuestra familia ni nuestro pueblo…mi corazón no tiene fuerzas, pero tú debes partir y luchar junto a los nuestros..
Pero madre, yo no creo en infligir el dolor. Tan sólo en la enfermedad que me aflige al perderte… No puedo abandonarte.
Hijo mío recuerda las palabras del Bagavad Gita, tuviste tiempo, tuvimos tiempo para hacer del mundo algo mejor, pero si no lo hicimos, por falta de fe o de fuerzas, el Dharma te exige pelear por aquellos que te representan… son tu familia, no lo olvides. Nada importa la vida en estos casos, tan solo el deber, un deber superior que te asemeja a los dioses y a los héroes…
¡Oh madre!…dije llorando con amargura
Hijo, escúchame por última vez…un hombre que no sigue su Dharma está condenado…olvida la moral y la ética creada por los hombres como tú. Sois y somos minúsculas porciones de un universo mayor. No, no te está dado el tomar ese tipo de decisiones. Es una ofensa a los dioses. La ira ya está aquí y debe reinar el acto de fe, el deber, la transparencia necesaria para que de las cenizas, si acaso, brote un nuevo mundo mejor…Esta es la llamada del tiempo, de la eternidad. Debes asistir a tu cita…todo está perdido, y todo está ganado, si sigues tu camino…hijo mío…
Es el momento definitivo de la historia, ahora lo santo se hace visible, se manifiesta…está aquí…siente la energía que mece el viento, observa el resplandor… el guerrero debe por una y última vez luchar para expiar el mal. El mal que está dentro de nosotros mismos... Es la última oportunidad. Mi deber concluye aquí…mi deber era cuidarte lo mejor que supe, y decirte todo esto. Hijo, debo marchar. Debo varar por el camino hasta que la redención caiga sobre mí como un trueno inmaculado…
Marché hacia Corea al día siguiente, y poco importa lo que sucedió en el campo de batalla. No éramos hombres matándonos unos a otros, éramos esclavos liberándonos de las cadenas de tantos siglos… en búsqueda del sueño eterno de libertad…ni razón, ni pasión…una fuerza divina aniquilaba, esquivaba cada golpe, un soplo estelar en cada paso…de una belleza jamás vista antes…Por una vez, el hombre no asesinaba, el hombre libertaba seres y esencias, entre el barro y la lluvia, bajo un manto celestial.
El final era el comienzo de los tiempos…y la guerra de los mundos dio paso a una era de luz, de numinosidad infinita. El mundo se partió por la mitad y los hombre que sobrevivieron, ya no eran hombres, eran seres divinos..Australia se hundió bajo el mar. Allí yace nuestra historia, nuestra tierra prometida…
España en el corazón del océano.

21 oct. 2009

Aniversario Kerouac: Tu palabra vence al tiempo


"Porque la única gente que me interesa es la que esta loca, la gente que esta loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas y entonces se ve estallar una luz azul y todo el mundo suelta un ‘¡Ahhh!’"


21-10-1969

21-10-2009


Te quiero Jack,

gracias,

mil gracias compañero..


El viaje continúa...

19 oct. 2009

Aquel que amó, tendrá que traicionarte


Todo es de una seriedad extrema
No encuentro la gracia a lo tremendo de estar vivo, ahí la redención protestante
Cada vez que muere una ilusión, muere una persona
Aquel que nunca creyó, puede tolerar ese dolor
El cobarde que nunca se expuso a la perdida, nada tiene que perder
Pero esa misma, es la prueba de fe, de ahí su lejanía
¿Cuántos infiernos debe padecer el alma para naufragar en el silencio?
¿Qué queda de aquel que conoce lo efímero y su corazón se desborda, inconsciente, en ilusiones inaccesibles de otros mundos?
Desde la intencionalidad, en el fenómeno inaprensible
El misterio divino está reservado para aquel que sabe hacer uso del mismo
Para aquel que sabe protegerlo y cuidarlo
Recuerda que aquel que una vez te amo, tendrá que traicionarte
Traicionarse y faltar a su verdad
La misma que tantas veces infundió alegremente
Nadie prometió que esto fuera a ser fácil
Recuerda, habitamos entre hombres y mujeres
Si así se les puede llamar, obsesionados/as consigo mismo
A mi nada me pertenece, ni puedo reclamar lo que no es mío
El misterio tremendo, lo fascinante, no eras tú
Somos el fantasma de la duda y la fragilidad
El eco de la montaña herida en su orgullo
Insignificantes y aún así poderosos,
Por lo menos, para hacernos daño y perder la dignidad
¡Qué pobre el corazón enfermo!
¡Qué lástima!
Mi tristeza no es la perdida
Es tu paisaje de nubes y egos apropiándose de una libertad que no le pertenece
El amor era otra cosa
Caminante,
Ten la decencia, por lo menos, de no menospreciar esa palabra
Porque ahí y sólo ahí, está tu cura
La eterna promesa de realidad

16 oct. 2009

THE BLUES AND THE ABSTRACT TRUTH


1.

Si no buscas el éxito a través de los demás, lo único que te queda es la superación.

Pero sufrí una lesión en el último triple salto.

Yo Lo otro La nada


2.

A la fuerza abandoné la infancia

Por vocación abandoné la adolescencia

Por salud abandoné los 30

Me abandoné a mi mismo

Abandoné tu amor por conocerme...

Pero allí no quedaba nadie


3.

Si me preguntas que, ¿por qué creo en Dios?

te diré, porque es invisible y no me puede fallar,

cosa que tú si haces


4.

Prefiero ser sordo que mudo

de no hablar, ya me encargo yo


5.

Escucharte decir lo que no conoces...

es insultar a toda la humanidad


6.

La primera palabra que dijo el mudo,

fue "Silencio"

!Milagro!


7.

Si no puedes dedicarme 10 segundos de tu vida,

si no puedes sostenerme la mirada...

es que tienes mucho miedo o mucha prisa..

¿Y qué diferencia hay?


8.

Me educaron para ser: Inteligente, educado, guapo, independiente, bondadoso, moderno, respetuoso, libre...pero no tengo amor

¿Para qué cojones me educaron?

¿Quién coño os ha educado?


9.

La guillotina es un invento para decapitar a todos los burgueses ilustrados del siglo XVIII

eso sí, en edición limitada.. y con una buena cubierta


10.

Habla el mundo: ¿Estás sólo?

Respuestas:

A- Jódete

B- Será porque quieres

C- Cómprate un mono


11.

Ni la gente que se quiere, sabe amarse

¿Qué tipo de mundo es este? ¿En qué posible clasificación lo incluiríamos?


12.

Están creciendo colonias de mosquito tigre en 26 ciudades. ¿Será el nuevo mundo?


13.

Diálogo entre Dios y el ludópata

Atentos, porque no tiene desperdicio


El ludópata acaba de ganar...suenan las monedas al caer..txontxontxontxon!!!!

- "!Ya he ganado hijo de puta!", ¿Ahora qué voy a hacer?

- "Vete a casa y descansa, mañana te espera un día muy duro"


Increíble...


14.

Ya hay 400 pacientes por picadura de mosquito tigre en Torrevieja, se producen bajadas de tensión... Ya no quedan repelentes de mosquitos en los almacenes y hay que echar mano de los anti-inflamatorios... Me estoy empezando a plantear un viaje inminente a la tierra del futuro...

9 oct. 2009

Ebrio de medianía, al señor Herrera


En el surco de cada remo,
se aprecia el llanto de la espuma hecha recuerdo
estación de juventud al otro lado
celosía de papel
dónde todo, apenas nada, queda por delante,
... no me pueden ver,
horizonte de agua y cielo
de batida tenue,
acompasada en su vuelo
como el aire al esculpir,
pulmón y roca
cromosfera de la ausencia
he trazado con mi rastro las calles del olvido
he dejado que mis huellas,
nómadas de agua y sed,
sean arrastradas por el viento;
mariposa en el agua, de un ayer
vencido en el campo de batalla
dando forma al cuerpo del pudo ser,
y fue
no será cercano al mí,
donde siento el fuego de la tierra a cada paso
y me hundo en sus raíces,
imposible regresar,
al lugar
donde cometí el crimen de pisar
flores y sueños de un acero en aleación
Ahora ansió tablones de madera y viejos sutras
calendarios en ceniza a cada braza
un presente a trago largo,
invocado por el sueño de tus hijos…
un paseo en el lomo de Ganesha
Quiero regresar a aquel lugar anterior al mundo

3 oct. 2009

EL HOMBRE


Las palabras quedaron varadas en un soplo de sinceridad
Expuestas al baile de sombras y al juego de luces, que preceden al relámpago
Verdad donde se precipita un sabor amargo a su fin,
Entender es conocer
Quise decirte toda la verdad
Pero esta navega libre,
Océanos sin forma, ni fondo, donde temo ahogarme
Abandonaré la bolsa de señales, los postes telegráficos, sólo si,
Morir en cada instante es aceptar un lugar desaparecido
Ya otros…
De mi sinceridad no dudes…
Duda de todo, digo todo, lo que es un hombre que no conoce a Dios
___________________________________________

Un hombre enamorado, miente al soltar cabos
Se engaña al asir con fuerza
¿Acaso un hombre puede aprender a amar,
Fingiendo ser un hombre?
___________________________________________

La mujer intentó prender fuego a la lluvia,
___________________________________________

El borracho pinto una esvástica en la pared el ocio
Y le apedrearon los pastores del bienestar,
Por incurrir en daños emocionales y teñir la historia de una aceite oscuro
El gato recorrió las calles buscando auxilio
El hombre preparó un banquete para celebrar el regreso del arte
Pero el vagabundo no estaba invitado
Ambos fenecieron en soledad
La ciudad está programada en la fragilidad del hombre
Vulnerable a lo grotesco y aún así, expuesto a la pérdida
Si apagamos un solo semáforo, el mundo colapsará, implacable
Sucumbirá en el miedo y la angustia
No hacen falta guerras nucleares para desestabilizar a un animal malherido e indefenso
El borracho de la barra del bar ya no tiene que llegar a ninguna conclusión
Es parte del alegato de la desidia

_____________________________________________

En el centro de Williamsburg, Brooklyn, emergen estaciones de esquí,
Mareas de carabineros habitan los semáforos, en polígonos celestes,
En vintages glaciales y bandas derritiendo el rojo de un cemento como ojos desecados
Y sirenas de policía, descomunal lanzadera de la modernidad,
Arbitrio de jugadores y apuestas en la cima color ámbar de la percusión
Shopping en las nubes grisáceas de la existencia,
Marea hecha remolque en la caída de occidente y valores espaciales donde nada o todo,
Son la única elección
Lucir en todos los rincones de chapa y pintura,
Desde la ciénaga de Brooklyn salpican luces de neón y la charca se suspende,
En el cool de una barra sucia y vieja, clamor de décadas contenidas,
Reposo de brazos y licores
Nacen y mueren ideas en cada sorbo, y el presente se asusta,
Polvareda de la mujer autopista,
Del púgil que pelea por su honor entre tanta reputación de golpes y aullidos