10 abr. 2011

Advaita vedanta




A Charo Urdampilleta

Abro los ojos a la inmensidad,
soy la vida, la conciencia y su abismo,
la profunda eternidad, la localización
exacta donde vida y muerte
se confunden, la alegría infinita,
la mente serena, el espíritu despierto,
el sonido, el silencio.
Pendo de un mirador imaginario
en el que la ilusión* se resquebraja,
pero le gana un salto en mi interior,
donde el ojo no ve, donde la mente no piensa. *
Soy yo, la que lo abarca todo,
miles de galaxias, nebulosa, vía láctea,
están dentro de mí. Existo desde que todo
es. Desconozco el tiempo y el espacio,
sólo soy una,
lo único, lo demás son palabras e ideas.
Nadie puede moverme,
soy más sólida que la roca,
abraso como el fuego,
ligera como el aire,
sin forma como el agua,
me llaman el último cielo,
después, no hay nada.
Pues aunque todo observe desde su movimiento,
estoy quieta, soy infinita, igual que tú.
Escúchame al pasar
a tu lado, dentro de ti.
Soy invisible, pero en todo me manifiesto.
Allá donde mires me encontrarás:
LA CREACIÓN.


Escrito en Manali, India. (Junio 2007)

*Maya
*Nagarjuna

No hay comentarios: