1 oct. 2013

Harpox se va despidiendo (Esta será mi penúltima entrada)



Ya está aquí el otoño con sus cruces fríos y sus surcos psicológicos. Acuden las musas a la melancolía de las hojas secas y la calima profunda;  acuden a la llamada de su madre la memoria; intentarán que rememoremos nuestros orígenes pero será imposible; ¡hasta Zeus ha caído en el sopor de la empresa de lo vivo!  Es como si una vez dentro de este carricoche europeo atravesando los bajos paisajes de la supervivencia tan sólo nos quedase esperar  un nuevo nacimiento en el bocado de alguna luz; algo así como salir de entre las piedras y tomar aire; ¿qué nos cabe esperar? quizás ésa fosforescencia que brilla entre la niebla. Y es que vivir es algo extraordinariamente solitario; el tiempo nos habla de la soledad, su único lenguaje; de la pérdida de la duración y el instante; ¿cómo no? teoría del instante implacable, tremendísima por no ser aplicable al ser que se encuentra “fuera de sí”, fuera de su esencia.

El instante lo es o lo podrá ser de las esencias, pero no de nosotros, seres excéntricos, aturdidos transeúntes caídos en la desdicha, falsos adivinos, funámbulos imantados al cínico placer de la vacuidad; Nosotros no podremos desdoblarnos y salir del tiempo lineal, descontextualizar y evidenciar que ahí, en algún hipotético lugar, reside algo de vida; como si lo real fuese un espacio entre el inconsciente colectivo y el subconsciente individual.

Hasta ahí quisiera llegar para sentarme a respirar y así olvidar lo de delante -que parece ser y no es-; no es más que atisbo, afán de control, la reducción de un drama con estructuras comunes y ficticios pasos planificados en el tedio.

No alumbra este presente como no me alumbras tú, a ti que te he amado y ahora eres divagación en ensoñación lejana, apenas nada, poderosa en toda tu ignorancia, ¡qué dolor! Ante ti se abrió el camino de la bondad, el coraje de la luz más auténtica, y no pudiste verlo… ciega de ti, devorada por los falsos destellos de este mundo idólatra, por la ilusión de que serías triunfal en tu dominio… pero al final quedó el arte plano como los ojos de dimensiones estériles, el vacío a raudales de los contrabandistas que estremecen a los corazones inocentes con promesas de cultura y letras… Fariseos y herejes atentando contra el amor y la vocación a la verdad, y su belleza.

Hace unos días escarbé en esos momentos que se suspenden en las historias personales, que no nos pertenecen radicalmente pero sí desde lo aéreo de la ensoñación creadora; poder transportarse a un lugar tan lejano como “lo fuera del mundo”, más allá de referencias humanas, históricas, sociales.

Existen tantos planos y desde tantas percepciones, trágico envite de la subjetividad (Dios nos hizo libres), que tan sólo nos queda intuir el amor en lo intocable. Saber qué es bueno para nosotros. No lo que queremos, sino lo que es bueno de verdad. Algo que sea suficiente para poder recorrer esta fuga sin miedo, algo como aire de inmensidad y fotografía voladora, o su revés si es propicio, pedalear hacia delante entre ciervos naranjas y lunas de esmalte. Lejos de la sospecha que levanta la voluntad (Nietzsche se ahogó en una piscina de estrellas)

El tiempo es solitario, nos recuerda lo lejos que estamos de llegar a ser lo que somos; ésa es su tragedia pero también su ambición.

A una madre cuesta preguntarle si tiene miedo a morir, porque puede empezar a llorar en ese mismo instante, y hacer nacer la despedida que estaba por llegar, hacer adelanto de lo diabólico ¡terror! ¡Estamos solos!… ya nadie quiere hablar de los finales y cuando llegan son muertes cósmicas, que no naturales. Pero nos queda poco tiempo juntos ¿En qué aprovecharlo? ¿Y si fingimos como todos?  Debo dejarme tocar por aquella que amo y no hablo de placer; que desde el roce lleguemos más lejos que la imagen, como toda vida invisible. En ese cuerpo ya se está configurando la eternidad, lo absolutamente heterogéneo, pero no lo vemos… tenemos la oportunidad de decir algo definitivo, ¡de cesar en el otro por amor a la vida! Pero no…

Pero ¿y sentir y ver con tanta profundidad?

Lejanía de la imagen que hemos convenido para nuestra tranquilidad, nos vuelve astronauta, seres ingrávidos, viajeros de edenes y auras lejanas… vamos a morir… Manrique lo sabía…

Es lo más trascendente que se puede pensar e intuir… la filosofía me produce compasión, gran amor, entre esos hombres los hay honestos (sobre todo los que no hacen de su labor algo público) siempre forjados en la lucha, ¡Oh! ¡Mis amigos los filósofos! ¡Miles de leguas más valientes que los poetas modernos!

No hay farsa ni semblante impostado para el que se juega su locura en cada paso.

¿A dónde iba, amor inmortal que te escondes tras pieles de mujeres frágiles y te refugias en rostros humanos que a la postre dejan de cantar y cuajan su mayor decepción?

Lo más triste de la vida es habitar entre cobardes y tener que amarles como hermanos, porque lo son, joder, lo son. El valor es cosa de héroes, pero por encima del héroe está el santo.

La santidad es la única posibilidad de salvación (Y Kant lo sabía)
Jesús, ilumina mi corazón.
 



 

3 may. 2013

Un poema de Mark Strand



Hicimos aquello que deseamos.

Hemos descartado sueños, prefiriendo la dura tarea

de apoyarnos uno al otro, y hemos acogido al dolor

y llamado ruina al hábito imposible de romper.

 
Y ahora estamos aquí.

La comida está lista y no podemos comer.

La carne descansa en la blanca laguna de su plato.

El vino espera.

 
Llegar a esto

tiene sus compensaciones: nada es prometido, nada

nos es arrebatado. No tenemos corazón ni gracia salvadora.

No hay lugar adonde ir, no hay razón para quedarnos.

 

(Traducción de Eduardo Chirinos)

11 dic. 2012

Tributo a la luz


                                                                                                                     By Silvi Orion
 
“Cuando tu ignorancia cesa alcanzas la paz

porque tu unión es tu separación y tu

separación es tu unión ” Ibn Arabi

 

2 nov. 2012

El último combatiente contra la mentira de la realidad

Es probable que pasen décadas antes de que encontremos una figura tan poderosa, carismática y certera, como la de Agustín García Calvo. El hombre de la eterna pregunta, el Sócrates de Zamora, el erudito del lenguaje y a la vez, su mayor crítico. El defensor de la lengua y el espeleólogo de la "realidad". Un buscador incansable, ajeno a las modas y los medios. Una voz libre, de altura, en búsqueda de la libertad como último asidero del hombre. Dado al lenguaje sencillo, antiacadémico, ácrata honesto, defensor de la claridad de ideas y siempre en el ínfimo espacio que se sitúa allí donde el poder no puede manipular la verdad más esencial del hombre. Agustín García Calvo era consciente de nuestras limitaciones, pero también de que "Dios" o el poder (siempre cambiante) no alcanzaban a controlar todo lo existente. Esa era la razón por la que la esperanza, una esperanza sin futuro, podía triunfar. Allí donde el hombre y su codicia no llegan hay un rayo de luz. El ínfimo espacio de la duda es la catapulta que hace de lo desconocido, pero real, nuestro mayor aliado. Ayer dijo su esposa que Agustín se fue tranquilo, y que ella también lo estaba. Dijo: "Lo que más me consuela después de su muerte es la cantidad de jóvenes que ha dejado tras él y tras su pensamiento. Gente viva, del 15-M, y no de la Cultura en mayúsculas, que siempre ha mirado para el otro lado". Agustín, el día siguiente al 15 de Marzo del 2011, profundamente conmovido, dijo: "Llevaba esperando esto 35 años". Mi amigo pablo, me dijo ayer: se ha debido ir tranquilo, ha plantado la semilla y esto es imparable. Su misión estaba cumplida. El 15 M es hijo de Agustín políticamente, sin él saberlo, sin saberlo nosotros. Una tarde de Junio, mientras estábamos en la asamblea de pensamiento analizando el movimiento, un chico dijo: "Agustín García Calvo ya era un 15M hace 35 años". Pues eso. Maestro, marcha en paz. Tomamos buena nota de tus ideas y de tus palabras. Dejas un cambio en marcha y es imparable. Los que asistimos a tus tertulias sabemos de tu honradez y de tu humanidad. Se marcha un sabio, un hombre lúcido, un ejemplo. Como es lógico, en este país no se le va a reconocer su esfuerzo por desenmascarar la mentira y su dedicación al pensamiento. Eso es un síntoma de que ha triunfado sobre la mediocridad y la farsa. Agustín dijo: “El éxito solo llega a aquello que no hace daño a nadie, a aquello que sigue la corriente". Enhorabuena, Agustín, ahí está la prueba de que tu vida fue un "fracaso" rotundo, es decir, un acierto. Y nosotros, los tuyos, a lo nuestro. Paciencia y a aguantar. La resistencia quiebra toda falsa esperanza. Estamos en ello. Un abrazo sincero, nunca te olvidaremos.

Sus últimos versos
García-Calvo leyó hace dos semanas esta poesía tras una función  de « Todas a la una»
 I
 Enorgullécete de tu fracaso,
 que sugiere lo limpio de la empresa:
 luz que medra en la sombra, más espesa
 hace la sombra y más durable acaso.
 No quiso Dios que dieras ese paso,
 y ya del solo intento bien le pesa;
 que tropezaras y cayeras, ésa
 es justicia de Dios: no le hagas caso.
 ¿Por lo que triunfo y lo que logro, ciego,
 me nombras y me amas?: yo me niego,
 y en ese espejo no me reconozco.
 Yo soy el acto de quebrar la esencia:
 yo soy el que no soy. Yo no conozco
 más modo de virtud que la impotencia.
 II

Pero no cejes; porque no se sabe
cuándo pierde el amor, dónde la tierra
volteando camina, ni qué encierra
mensaje del que nadie tiene clave
Pues el Libro Mayor (y eso es lo grave)
del Debe y el Haber nunca se cierra,
y acaso acierte el que con tino yerra;
ni es nada el mundo hasta que el mundo acabe.
Si te dicen que Dios es infinito,
di que entonces no es; y si finito,
que lo demuestre pues y que concluya.
Pero no hay Dios ni hay Ley que a contradanza
no se pueda bailar. Tu muerte es tuya.
Tu no saber es toda tu esperanza




http://cultura.elpais.com/cultura/2012/11/01/actualidad/1351802053_032913.html

http://cultura.elpais.com/cultura/2010/02/23/actualidad/1266879602_850215.html#despiece1

http://www.editoriallucina.es/cms/agustin-garcia-calvo.html





17 jun. 2012

Los siete pecados sociales



El maravilloso Mahatma Gandhi, influenciado por el sermón de la montaña y la Bhagavad Gita, denuncia los 7 pecados sociales modernos. Todo un acierto, una reflexión luminosa y precisa.
1. Política sin principios
2. Negocio sin moral
3. Riqueza sin trabajo
4. Educación sin carácter
5. Ciencia sin humanidad
6. Goce sin conciencia
7. Religión sin sacrificio

9 jun. 2012

Un poema anónimo


No vayas a mi tumba y llores
pues no estoy ahí.
Yo no duermo.
Soy un millar de vientos que soplan,
el brillo de un diamante en la nieve,
la luz del sol sobre el grano maduro,
la suave lluvia del verano.
En el silencio delicado del amanecer
soy un ave rápida en vuelo.
No vayas a mi tumba y llores,
no estoy ahí,
yo no morí.

2 may. 2012

HE VUELTO!! (Recital único en 2012)



LECTURA DE POEMAS, MISA ANTROPOESZÉNICA Y VENTA DE HUMO A GO-GÓ

Textos, interpretación e idea original: Arturo Martínez
Desarrollo técnico y colaboración inenarrable: Gonzalo Escarpa

... Viernes 25 de mayo de 2012
21:30 h.
[Se ruega impuntualidad]

La Piscifactoría
Manuela Malasaña 11 1º izq.
www.lapiscifactoria.com

Entradas
PISTA: 2 € anticipada/3 € taquilla
PATIO DE BUTACAS: 4 € anticipada/5€ taquilla (la entrada de patio incluye cocktail con sombrillita)

Entradas anticipadas a la venta en www.opentrada.com o en la Piscifactoría.
Aforo limitado!!


***

El bazar psicodélico es un viaje que recorre todas las latitudes de la imaginación. Un experimento global que perfora la “Realidad” desde sus adentros con el fin de, gracias a técnicas desconocidas como el collage económico, las cascadas submarinistas o el periodismo cuántico, poner en evidencia el funcionamiento del mundo. Lo convertiremos en mirada caleidoscópica y dibujaremos sobre sus alas recorridos lisérgicos, apabullantes, trombas imprevisibles. El bazar trata de captar el tren del mundo para así, como pasajeros ajenos al miedo, fuera de lugar, desestabilizar lo verídico del gran simulacro colectivo. Nada es lo que parece. Pongamos juntos en jaque este inhóspito “equilibrio”, alteremos la conciencia de la macro realidad. Desenfoquemos, desordenemos, juguemos a jugar entre biombos en el gran Eurovegas de lo irracional.